Fusilamiento de Bruno Apresa /
Fusilamiento del Capitán Calapiz
José Guadalupe Posada
Grabado
35 x 24 cm
1943

$4,000.00 más gastos de envío

Peso mexicano - MXN
  • Peso mexicano - MXN
  • United States dollar - USD
SKU: 8881 Categoría: Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Disponible

Descripción

José Guadalupe Posada Grabado Fusilamiento de Bruno Apresa 1943

Grabados originales de José Guadalupe Posada, publicados en 1943 por Ediciones Arsacio Vanegas Arroyo, nieto de Antonio Vanegas Arroyo. Fusilamiento de Bruno Apresa o Fusilamiento del Capitán Calapiz (c. 1904). La ilustración muestra a un hombre abrazando a su hijo pequeño, mientras que su hija y esposa lo toman de las piernas en una despedida desgarradora, sabiendo que el destino que le depara es la muerte por el mismo escuadrón de fusilamiento que lo arranca de su familia.

Bruno Apresa era un soldado del 200 Regimiento de Caballería del Ejército Mexicano que fue fusilado el 29 de abril de 1904 en los Llanos de la Vaquita, cerca de la Ciudad de México. Fue condenado por insubordinación con vías de hecho al superior y por causar la muerte de un oficial. El crimen ocurrió en enero de 1902, cuando Apresa estaba de guardia en un corral en el pueblo de Cuautitlán. Según la versión oficial, Apresa se negó a obedecer las órdenes de su superior, el teniente José María Flores, y lo golpeó con su arma. Flores murió a causa de las heridas.

Apresa fue juzgado y condenado a muerte. Su apelación al Supremo Tribunal Militar fue rechazada, y su ejecución fue ordenada por el presidente Porfirio Díaz. El fusilamiento de Apresa fue un evento muy publicitado en México. Se convirtió en un símbolo de la injusticia y la brutalidad del régimen de Díaz. Apresa fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento formado por 20 hombres del 24º Batallón del Ejército Mexicano. La ejecución fue presenciada por una gran multitud de personas, incluidos soldados, civiles y periodistas. Apresa murió instantáneamente.
El fusilamiento de Apresa fue un evento trágico que conmocionó a México. Es un recordatorio de las injusticias que se cometieron durante el régimen de Porfirio Díaz.

La identidad del capitán Calapiz es un tema de controversia. Algunos historiadores creen que Calapiz era un oficial real del ejército mexicano, mientras que otros creen que era un personaje ficticio creado por el ilustrador José Guadalupe Posada. Si Calapiz era un personaje real, es probable que su nombre haya sido cambiado para proteger su identidad. En ese momento, el gobierno de Díaz era muy represor y cualquier persona que se considerara una amenaza al régimen podía ser perseguida y asesinada. Independientemente de si Calapiz era un personaje real o ficticio, su fusilamiento es un recordatorio de la represión y la injusticia que se cometieron durante el régimen de Porfirio Díaz.

Antonio Vanegas Arroyo, un destacado impresor y editor mexicano a finales del siglo XIX, era conocido por su ingenio al reutilizar grabados de artistas notables como José Guadalupe Posada y Manuel Manilla en diversos impresos. Un ejemplo notorio de esta práctica es evidente en la representación gráfica del fusilamiento de Bruno Apresa, que comparte la misma imagen que se utilizó en el corrido del fusilamiento del Capitán Calapiz. La reutilización de imágenes gráficas por Vanegas Arroyo era una estrategia ingeniosa para economizar recursos y difundir diferentes narrativas a través de la prensa de la época.

Recibe nuestro contenido más nuevo por correo electrónico

Miembros de 32 Reales - Arte y Antigüedades recibirán un newsletter semanal con artículos originales interesantes. !Únete al club ahora!

Detalles

Material/Técnica:
Grabado
Medidas:
35 x 24 cm
Fecha/Epoca:
1943

Pregunta o comentario

Estamos para atender cualquier duda o comentario que puedas tener de este tesoro. Llena la forma de contacto y te responderemos lo más pronto posible.

Enquiry Button for Product Pages